En Terapia individual

Los demás van siempre antes que yo…

«los demás van siempre antes que yo» , » me encanta ayudar siempre a los demás», «soy muy buena persona», «no me planteo qué me gusta», «me siento culpable si no me desvivo por la otra persona», «me cuesta llevar la contraria a la gente», «no soporto que se enfaden conmigo»

¿Te reconoces?

Detrás de muchas de estas frases hay una persona que se infravalora y se empequeñece en cada interacción social.

Las personas que no defienden sus derechos e intereses personales, respetan a los demás pero no a sí mismas, son personas pasivas o sumisas.

CÓMO SON LAS PERSONAS PASIVAS

Las personas pasivas actúan…

Hablan con un volumen de voz bajo, habla poco fluida, bloqueos/tartamudeos, vacilaciones, silencios, muletillas. Huida contacto ocular, mirada baja, cara tensa, dientes apretados, manos nerviosas,
postura tensa

Las personas pasivas piensan…

Consideran que así evitan molestar u ofender a los demás. Son personas “sacrificadas”.“lo que yo sienta, piense o desee, no importa. Importa lo que tú sientas, pienses o desees. Constante sensación de ser incomprendido, manipulados, no tenido en cuenta.

Las personas pasivas sienten…

Impotencia, mucha energía mental, poca externa, frecuentes sentimientos de culpabilidad, baja autoestima, deshonestidad (pueden sentirse agresivos, hostiles, pero no lo manifiestan y a veces no lo reconocen ante sí mismos), ansiedad, frustración.

LOS DERECHOS ASERTIVOS

“ La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás”

Olga Castanyer (la asertividad, expresión de una sana autoestima).

Normalmente tenemos muy claras las obligaciones o responsabilidades que tenemos ante nosotros y ante los demás, pero muchas veces se nos olvidan nuestros derechos. Esto nos hace ser poco asertivos y relegar nuestras necesidades o preferencias en segundo plano en pro de las del resto («los demás siempre van antes que yo»)

A continuación, te proponemos que te leas esta lista de 28 derechos asertivos, y reflexiones en qué medida tienes integrados cada uno de ellos en tu día a día:

  • Algunas veces, tienes derecho a ser el primero.
  • Tienes derecho a cometer errores.
  • Tienes derecho a tener tus propias opiniones y creencias.
  • Tienes derecho a cambiar de idea, opinión o actuación.
  • Tienes derecho a expresar una crítica y a  protestar por un trato injusto.
  • Tienes derecho a pedir una aclaración.
  • Tienes derecho a intentar cambiar lo que no te satisface.
  • Tienes derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.
  • Tienes derecho a sentir y expresar dolor.
  • Tienes derecho a ignorar los consejos de los demás.
  • Tienes derecho a recibir reconocimiento por el trabajo bien hecho.
  • Tienes derecho a negarte a una petición: a decir “no”.
  • Tienes derecho a estar sólo, aun cuando los demás deseen tu compañía.
  • Tienes derecho a no justificarte ante los demás.
  • Tienes derecho a no responsabilizarte de los problemas de los demás.
  • Tienes derecho a no anticiparte a los deseos y necesidades de los demás, y a no tener que intuirlos.
  • Tienes derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás, o a la ausencia de mala idea en las acciones de los demás.
  • Tienes derecho a responder, o a no hacerlo.
  • Tienes derecho a ser tratado con dignidad.
  • Tienes derecho a tener tus propias necesidades y que sean tan importantes como las de los demás.
  • Tienes derecho a experimentar y expresar tus propios sentimientos, así como a ser tu único juez.
  • Tienes derecho a detenerte y a pensar antes de actuar.
  • Tienes derecho a pedir lo que quieres.
  • Tienes derecho a hacer menos de lo que eres capaz de hacer.
  • Tienes derecho a decidir qué hacer con tu cuerpo, tu tiempo y tu propiedad.
  • Tienes derecho a rechazar peticiones sin sentirte culpable o egoísta.
  • Tienes derecho a hablar del problema con la persona involucrada y aclararlo, en casos en que los derechos de cada uno no están del todo claros.
  • Tienes derecho a hacer cualquier cosa, mientras no vulnere los derechos de otra persona.

¿Los conocías? ¿Qué derechos no tienen presencia en tu vida diaria? Selecciónalos y práctica con ellos en tu día a día. Ésto te permitirá crear relaciones más saludables contigo mismo y también con los demás.

Recuerda cometer errores: http://thinkpsicologia.com/es/un-paso-para-el-cambio/

Bibiana